Descuartizamos una tesis para comprender cómo funciona – Un ejemplo real

Descuartizamos una tesis para comprender cómo funciona – Un ejemplo real

Nadie mejor que Umberto Eco para explicarnos, el proceso de elaboración de este trabajo final. En su obra Cómo se hace una tesis, lo resume en seis puntos:

  • Localizar un tema concreto
  • Recopilar documentos sobre dicho tema
  • Poner en orden dichos documentos
  • Volver a examinar el tema partiendo de cero a la luz de los documentos recogidos
  • Dar una forma orgánica a todas las reflexiones precedentes
  • Hacerlo de modo que quien la lea comprenda lo que se quería decir y pueda, si así lo desea, acudir a los mismos documentos para reconsiderar el tema por su cuenta.

Surgen, no obstante, inseguridades frente a cuestiones tales como la elección del argumento, el periodo que demandará la elaboración y el correcto manejo del tiempo para terminarla de manera exitosa y sin morir en el intento. Vamos a intentar responder estas preguntas de la manera más práctica y sencilla, sobre la base de los problemas reales con los que nos vamos a encontrar; que, si bien lejos están de ser todos, son los principales.

¿Cuál es el tema correcto? Muchas veces se elige:

  • Por sugerencia del tutor
  • Por la facilidad que implica frente a otros no tan elaborados
  • Por lo popular
  • Por lo moderno
  • Por lo clásico, etc.

Y estos motivos son un error la mayor parte de las veces, si no se tienen en cuenta estos dos puntos:

  • Piensa que el tema tiene que corresponderse con tus intereses, tienes que sentir una atracción y un deseo de investigarlo, de explorarlo y de definirlo; además de tener relación con los temas estudiados.
  • No importa de qué carrera se trate, tendemos a querer afrontar temas amplios porque se nos antojan más importantes que otros específicos. Este es el primer gran error que podemos cometer. Elegir un tema panorámico suena rimbombante y es muy atractivo, pero, casi siempre, los temas generales tienen muchas aristas que no se llegan a poder abordar en un trabajo de tesis. Un tema amplio tiene muchos ángulos y es muy probable que no logres abarcarlos a todos; además puede ser que algún profesor suspicaz te pregunte sobre ese punto inaveriguable y te ponga en una situación incómoda. Por el contrario, si basamos nuestra tesis en un tema concreto, será más fácil de defender, aportará luz a un aspecto que, dentro del gran tema, aparecía oculto y será mucho más beneficioso. Y recuerda: “No te encadenes a nada que a la larga te destruya”

¿Cuánto tiempo nos llevará?

Debemos calcular que trabajaremos en la tesis por un periodo mínimo de seis meses, una vez que hayamos seleccionado el tema y con dedicación exclusiva.

¿Cómo me organizo para llegar a tiempo con la entrega?

Ya con el tema definido, y habiendo considerado el tiempo que nos va a llevar desarrollarla, vamos a pensar en cada tarea y en la posición que ocupará dentro de nuestro diagrama elaborando así un cronograma de tareas.
El mapa que nos guiará desde el comienzo será la hoja de instrucciones para la presentación de tesis que nos dará la Institución. Se trata de un conjunto de normas con las exigencias formales a las que nuestra tesis deberá atenerse, como la extensión máxima del trabajo, el formato de página, la tipografía, la alineación, el interlineado, la sangría, los márgenes, los títulos y subtítulos, las partes que debe contener el documento y el sistema exigido en todo o parte del documento (Bibliografía según Normas APA, por ejemplo). Es fundamental comenzar analizando bien las especificaciones, para no tener que rehacer el trabajo.

El proyecto de tesis

El paso previo que debemos presentar y aprobar para seguir adelante es el proyecto y los principales puntos que incluye son:

    • La introducción
    • El planteo del problema
    • Las preguntas de investigación
    • La definición de los objetivos, que se dividen en generales y específicos
    • La hipótesis
    • El marco referencial
    • El marco teórico

Una vez aprobado el proyecto, se continúa desarrollando:

    • La búsqueda, resultados y análisis de datos
    • La conclusión
    • La bibliografía
    • Los anexos (si los hubiera)

Ampliación de los puntos enumerados anteriormente, sobre un caso real

Tengamos en cuenta que siempre debemos atenernos a las instrucciones de cada Institución, por lo cual, este es un punteo orientativo.

    • Antes de comenzar con los capítulos que conformarán la obra, suele darse un espacio para agradecimientos. Reconocemos aquí a todos los que nos acompañaron y a quienes, de una u otra manera, hicieron posible el trabajo que se presenta.
    • Una introducción, en la que informamos de qué se tratará y el porqué de la investigación, así como cualquier otro aspecto que quieran compartir.
    • El planteo del problema, que no es más que el contexto en el cual se desarrolla, los datos objetivos de esa realidad y las preguntas y desafíos que nos plantea.
    • Las preguntas de investigación, que indicarán a qué apunta el trabajo y cuáles son las cuestiones sobre las que se basa la búsqueda.
    • Los objetivos generales y los específicos, que son los propósitos que abarcan una mirada amplia y nos llevan a profundizar hacia los concretos y definidos.
    • Se plantea la hipótesis sobre la base de los datos recogidos y a partir de la cual se inicia la argumentación.
    • El marco referencial, que es el conjunto de estudios previos que van a apalancar nuestro trabajo.
    • El marco teórico, que es la base sobre la cual sustentaremos nuestra investigación. Funciona como nexo entre el planteo del problema, los estudios precedentes y dan sentido a los objetivos planteados.

Para sintetizar, podemos decir que el proyecto de tesis se trata de:

    • Indicar
      • La situación general que vamos a tratar
      • La etapa en la que se encuentra el asunto
      • El propósito general y los específicos
    • Explicar
      • Cómo va a desarrollarse el proyecto
      • Las ideas principales que le darán un marco de referencia y una teoría

Cuando nuestro proyecto es aprobado comenzamos con la redacción de la tesis propiamente dicha, que abarcará:

    • La búsqueda, los resultados y el análisis de los datos. Aquí vamos a detallar toda la investigación, el trabajo de campo y los apuntes compilados.
    • Finalmente llegamos a la conclusión que es el punto en el que respaldamos la hipótesis enunciada al comienzo.
    • La bibliografía. Es el apartado donde indicaremos todas las fuentes consultadas para la elaboración de la tesis: ya sean libros, revistas, artículos, videos, conferencias, tesis, etc. La importancia de la bibliografía consiste en que se pueda recurrir a ella para validar todo lo escrito. Todo lo que se nombra en el cuerpo del trabajo debe figurar en la bibliografía. Para ello, es sumamente importante ir tomando nota de cuanto artículo se lea, cuanta página de Internet se consulte y esto debe ser hecho desde el comienzo mismo del trabajo.
    • Los anexos, si los hubiera, van al final, pero forman parte del cuerpo de la tesis.

La corrección final

Una vez que hayas terminado de redactar tu tesis, es el momento de darle la revisión final. Aquí se controlan, además de los errores ortográficos, sintácticos y morfológicos, que todo esté de acuerdo con lo solicitado por la Institución, que las Normas exigidas estén justificadas.
Tener en cuenta todos estos aspectos es una especialidad aparte. La incorporación de un Corrector profesional no excluye la revisión por parte del doctorando, sino que la complementa y la amplía. En el proceso de corrección de tesis se revisa de manera integral la correcta utilización del texto argumentativo, la superestructura específica con sus recursos, estilo y funciones, el lenguaje objetivo, la revisión exhaustiva de las citas, notas y referencias bibliográficas, las estructuras propias de los textos académicos. Las secuencias textuales en los géneros académicos y los posibles errores de concordancia y significado, así como todo lo referente a diseño, unificación de cuadros, colores y texto.
Al fin y al cabo, si tienes entre manos una tesis… ¡Felicitaciones! Esto significa que has llegado a ese punto tan ansiado en la carrera: ¡El paso final! Es una mezcla de alegría y desesperación, ¿cierto? Pero, recuerda: “Vence tus miedos, cada uno de ellos es un deseo que se camufla.” Nos quedamos entonces con la alegría; y a la desesperación la vamos a ir trabajando, como cuando te desenredas el pelo: despacito y por partes.

 


 

¡Anímate a suscribirte!
Me encantará recibir tus comentarios y, si te suscribes, tendrás una membresía que te permitirá enterarte antes de los artículos, participar en sorteos y descuentos especiales.

Adriana Mazitelli

Como correctora literaria me especializo en adecuar los textos a la normativa vigente, teniendo en cuenta el público al que van dirigidos, tanto en la oralidad como en la transmisión escrita.

Deja un comentario